APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
La Escuela
Asamblea y Congresos Ordinarios

XXX Asamblea Ordinaria de la EOL
 

Discurso del presidente entrante- Luis Tudanca
11 de diciembre 2020

Es un honor asumir hoy la presidencia de la EOL.

En primer lugar debo agradecer a los colegas del Consejo Estatutario que han posibilitado que ocupe a partir de día de la fecha y por un año esta función: Daniel Millas (presidente), Fernando Vitale (director), Marina Recalde (secretaria) Guillermo Belaga, Gabriela Dargenton, Adrián Scheinkestel, Beatriz Udenio y Andrea Zelaya.

Decía Daniel Millas hace un año: “La gestión no se reduce al ejercicio de una tarea meramente institucional. Si bien existe una tensión en la relación institución- Escuela, la misma está determinada por una lógica que no puede disociarlos y por un componente libidinal que las anuda”[1]

En esa perspectiva apuesto por esa lógica que llamaré una lógica de agregación.

De lo singular a lo colectivo el pasaje siempre es problemático y paradojal.

Spinoza entendía: “…por cosas singulares las cosas que son finitas y tienen una existencia limitada, y si varios individuos cooperan a una sola acción de tal manera que todos ellos sean a la vez causa de un solo efecto, los considero a todos ellos, en este respecto, como una cosa singular”[2]

La Escuela, como potencia común, no debilita sino radicaliza las singularidades que la sostienen. Es quizás por eso mismo que nunca estará exenta de impasses, contradicciones y conflictos.

Si la inclusión es una de las características de una lógica de agregación, decidirla siempre es problemática: ¿por qué algunos sí y otros no?

Pero ¿acaso no es un problema cuando escuchamos “siempre los mismos”?

Armar la conversación 2020 fue arduo, su resultado fue magnífico.

Eso demuestra, entre otras cosas, que tenemos ese recurso, que podemos usarlo y que conviene desplegarlo cuántas más veces mejor. A veces se traba.

He allí un punto que el Consejo Estatutario trató firmemente este año, no sin dificultades, y que nos hemos comprometido a continuar.

Llamarlo síntoma e institucional nos recuerda la necesidad de su interpretación: “interpretar el grupo es disociarlo y remitir a cada uno de los miembros de la comunidad a su soledad, a la soledad de su relación con el ideal”[3]

Pertenecemos a una institución, construimos una Escuela. Hay lo institucional, la Escuela es un construyendo. No se construye una Escuela de una vez. Es necesario construirla cada vez, cada día.

Como también decía Daniel Millas: “hay que estar dispuesto a hacerlo”

Siempre preferí pensar en términos de lo común que nos conversa. Es como algo que nos aspira: no entramos en una Escuela, caemos en ella.

Quisiera detenerme ahora, muy brevemente, en las dos conferencias que Jacques-Alain Miller dio en Turín en el año 2017. La primera “Elogio de los heréticos”, la segunda “Méritos de la ortodoxia”, ambas publicadas en la Lacaniana N° 23.

Lo diré así: la tensión entre las singularidades y el todo no se resuelve siempre con el algunos.

Si aceptamos, siguiendo a Miller, un concepto amplio de hereje, lo aproximamos a lo que llamamos singularidad, uno por uno, pero que se sostiene en un elegir, en una elección.

Pero ¿qué quiere un herético? “Quiere…ser sin igual, desprendido de todo conformismo y también asociarse a otros sin igual, porque para pensar tiene que conversar, intercambiar con otros”[4]

Más adelante agrega: “hay lo que cada uno tiene de parecido a los otros, lo común…Y también hay lo que cada uno tiene de distinto”[5]

Sobre el final de esa conferencia Miller separa al herético de los ortodoxos, lo hace así, va del singular del herético al plural de los ortodoxos, y dice de estos últimos que no eligen, que son dogmáticos y que tienen el poder.

Luego de dar esta conferencia Miller verifica que “en el Campo freudiano tuvo lugar un fenómeno de moda. Todo el mundo habla de herejía, cada uno se dice herético, hay como un esnobismo de la herejía”[6]

Miller se propone hablar de los méritos de la ortodoxia como su modo de ser herético en un Campo freudiano…poblado de heréticos.

Lo que sigue es admirable: Miller acerca el herético al individualismo moderno, al individuo consumidor, todo esto consecuencia de la promoción de la categoría de elección. O sea, Miller nos muestra la otra cara de la Haeresis.

¿Pero qué es la ortodoxia? “Esta animada por el tiempo de comprender que refleja las contradicciones y paradojas del hombre”[7] En fin, agrega, el sentido común.

Pero lo más importante es que: “…la historia de la ortodoxia y la herejía, del sentido común y de la elección subjetiva, es también la historia del psicoanálisis”[8]

Y la conclusión a la que arriba: “Esa es nuestra política, no dejar que se disuelva el sentido común de los practicantes, no permitir que dicho sentido común se rigidifique en un dogmatismo y para eso hay que continuar dejándose interrogar por la práctica analítica”[9]

¿Hay elección forzada entre herejía y ortodoxia? Si la elección forzada a la cual se refiere Lacan en su ultimísima enseñanza es entre locura y debilidad mental ¿en qué lado ubicaríamos herejía y ortodoxia? ¿Es posible seguir esa vía?

Lo que es seguro: Miller mismo asegura que hay privilegio de la herejía por sobre la ortodoxia, entonces el tema sigue siendo cómo vamos de lo singular a lo común escondido en el sentido.

¿No es esa una preocupación, si bien completamente del lado de lo social, de la movida Zadig?

No tengo una respuesta a este problema, quizás no la hay. Pero en el hacer se dirime hasta dónde el hereje, que cada uno es, debe afirmar y sostener el lazo social. Y eso es cada vez.

Esta dicotomía también refleja la tensión institución-Escuela. A la Escuela la conforman un montón de heréticos, eso somos, pero no es pensable una institución de heréticos, allí prevalece cierta ortodoxia. Pero si la ortodoxia ahoga las herejías viene la burocracia y el aplastamiento de las singularidades, pero…y siguen los peros.

¿Podremos conversar a partir de estas coordenadas?

Cito nuevamente a Daniel Millas: “Pienso que solo podremos avanzar en este terreno si esos efectos de retorno se constituyen en efectos de formación en el sentido analítico del término. Es decir, si permiten generar una activa transferencia de trabajo en la Escuela”[10]

Esa perspectiva sigue más vigente que nunca y considero que el Consejo Estatutario debe comprometerse en esa dirección.

Para ello la EOL continuará de manera sostenida la orientación de la AMP y el diálogo permanente que se ha ido estableciendo con su presidenta, Angelina Harari y el secretario de la AMP, Jésus Santiago, a quienes aprovecho para agradecer su presencia, aunque sea virtual, en nuestra asamblea.

Las Noches del Consejo Estatutario continuarán, su espíritu seguirá siendo el de “La Escuela hoy” aunque pueda variar de nombre y de formato.

Temas para conversar hay, no cabe la menor duda. Nombres para invitar también. Allí pondremos a prueba lo que llamé una lógica de agregación: los algunos otros heterogéneos distantes serán invitados. Es mi compromiso para el 2021.

El Consejo Estatutario ha avanzado mucho en los últimos tiempos en el fortalecimiento del vínculo con las secciones de la EOL.

Varios movimientos internos en las mismas, apoyados desde el Consejo, todos sostenidos en inclusión, en ampliación de participaciones, en reorganización de funcionamientos han dado sus primeros frutos.

La obligación y reducción a los encuentros virtuales producto de la pandemia han favorecido una mayor asiduidad en los mismos.

Una mención especial para la sección Córdoba de la EOL, especialmente a su secretaria de carteles Beatriz Gregoret que, junto con la secretaría de carteles de la EOL a cargo de Viviana Mozzi organizaron lo que dimos en llamar “El banquetes de los carteles”.

Para adentro de nuestra Escuela el Consejo Estatutario siempre está atento a los dispositivos específicos de Escuela: la admisión, la garantía, el pase.

Con respecto a la primera, el último mecanismo que se ha inventado, el de una comisión ad hoc del consejo compuesta por cuatro miembros del mismo, que trabaja sobre los casos que se proponen que sí como los casos que se proponen que no por ahora con la comisión de admisión que hizo las entrevistas, se ha mostrado eficaz.

Tengo que remarcar que es un trabajo inmenso el que demanda la admisión en la EOL y que muchas veces pasa inadvertido para el resto de la comunidad. Mi reconocimiento a sus integrantes.

Con respecto a la comisión de garantía y los dispositivos del pase el Consejo Estatutario siempre estará dispuesto a colaborar con lo que sea necesario no olvidando la independencia del funcionamiento de los mismos.

De la misma manera el Consejo Estatutario está dispuesto a un intercambio con la Dirección Ejecutiva del IOM 2 con esta lo requiera.

Ni bien haya posibilidad de retornar al sistema presencial una de las primeras cuestiones que habrá que retomar son nuestras conversaciones clínicas. Ese fue un espacio que suscitó, en su momento, un verdadero entusiasmo. Ojalá podamos volver a darle un lugar. Es un deseo que enmarca una futura decisión.

En estos momentos se están analizando distintos presupuestos que contemplan los protocolos necesarios para realizar actividades presenciales. Todavía es prematuro aventurar algo así pero empezamos por averiguar las condiciones de posibilidad.

Como ustedes saben en el 2021 se realizará el décimo Enapol “Lo nuevo en el amor. Modalidades contemporáneas de los lazos” en principio bajo una modalidad virtual.

La EOL, como una de las tres Escuelas pertenecientes a la Fapol, colaborará en todo lo que sea necesario para una buena organización del mismo.

Lamento enormemente la no realización del último congreso de la AMP “El sueño, su interpretación y su uso en la cura Lacaniana” producto de las condiciones sanitarias.

La EOL apuesta a que el próximo congreso “LA MUJER NO EXISTE” permita un reencuentro entre los colegas de la AMP pertenecientes a las distintas Escuelas.

Nos ponemos desde ya a disposición de los organizadores del congreso para lo que sea necesario.

Es muy temprano para hablar de las próximas jornadas de la EOL, si serán jornadas, o mantendremos el sistema de conversación. Pero será tema para las próximas reuniones del Consejo Estatutario.

Las publicaciones están en marcha, en la mitad de su gestión, con números excelentes, el Consejo Estatutario seguirá abierto a un diálogo posible con cada una de ellas.

Una mención especial para el Directorio actual de la EOL. Cuando me tocó ser director de la Escuela pensé que no había nada peor que te toque una mudanza. Dejé de leer psicoanálisis y lo reemplacé por la lectura de presupuestos de la más diversa índole, aprendí de señalética, jamás olvidaré esa palabra, en fin, no los quiero aburrir con descripciones minuciosas de mi infortunio.

¡¡¡ Pero todo eso fue sin pandemia!!! Había algo peor. Al Directorio actual le tocó brava desde el inicio. Tuvieron que inventar una nueva manera de realizar actividades sin la presencia de los cuerpos. Y para colmo no les tengo buenas noticias: parece que por un tiempo nos la vamos a tener que arreglar así.

Esa sí fue una verdadera mudanza, mucho más pesada y cansadora que trasladar muebles y libros y acomodarlos.

Así que el agradecimiento, a través mío, de todo el Consejo Estatutario de la EOL al Director, Fernando Vitale y los secretarios del directorio: Mónica Gurevicz, Esteban Stringa, Viviana Mozzi y Alejandra Loray por el esfuerzo y la dedicación en una situación tan compleja y delicada.

Para concluir:

Si el real del psicoanálisis es un real sin ley.

Si el real sin ley es incoherente e impropio.

Si cada herético-singular que habita nuestra querida Escuela estructuralmente es eso.

Si la Escuela es un conjunto abierto que se incomoda ante el todo.

No le pidamos entonces armonía ni homeostasis pero sí mucha charla que nos acerque a una cautela deseable para su sostén, que es el mismo del psicoanálisis en el mundo.

Gracias.

 

NOTAS

  1. Millas, Daniel: Discurso del presidente entrante. Diciembre de 2019.
  2. Spinoza, Baruch de: “Ética demostrada según el orden geométrico” Orbis España 1980.
  3. Laurent, Eric: “Dos aspectos de la torsión entre síntoma e institución” en “Los usos de síntoma” Paidós Argentina 2003
  4. Miller, Jacques-Alain: “Elogio de los heréticos” en “Lacaniana N° 23 Argentina 2017 Página 42.
  5. Miller, Jacques-Alain: IBID (4)
  6. Miller, Jacques-Alain: “Méritos de la ortodoxia” en “Lacaniana N° 23” Argentina 2017 Página 45.
  7. Miller, Jacques-Alain: IBID (6) Página 53.
  8. Miller, Jacques-Alain: IBID (6) Página 54.
  9. Miller, Jacques-Alain: IBID (6) Página 54.
  10. Millas, Daniel: IBID (1)