APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
Jornadas y eventos
Jornadas anuales de la EOL

XXVIII Jornadas Anuales de la EOL
Jornadas anteriores
XXVIII Jornadas Anuales de la EOL
 

Hablemos del inconsciente, aún…

XXVIII Jornadas Anuales de la EOL

30 de noviembre y 1 de diciembre 2019
Hotel Panamericano
Carlos Pellegrini 551, CABA, Argentina

www.28jornadaseol.com

Argumento

“El supuesto de lo inconsciente es necesario y es legítimo, poseemos numerosas pruebas en favor de su existencia… las acciones fallidas, los sueños y los síntomas psíquicos” (Freud, “Lo inconsciente” 1915)

El título de nuestras XXVIII Jornadas Anuales, es una invitación a que los practicantes del psicoanálisis “Hablemos del inconsciente, aún…”.[1] Título que busca articular lo epistémico, lo clínico y lo político, tanto hacia el interior como hacia el afuera de la Escuela. Consideramos que lo inconsciente, en sus diferentes manifestaciones, es el fundamento de nuestra práctica y lo que la diferencia de cualquier (otra) terapéutica. Una apuesta: hablemos del inconsciente, ya que “nos queda a nosotros trazar una vía que tenga en cuenta los poderes del significante y, a la vez, la contingencia de lo real”.[2] Real que, para Lacan, es “el misterio del cuerpo hablante, es el misterio del inconsciente”.[3] Desde la orientación lacaniana, nos oponemos tanto al “delirio de un inconsciente sin síntoma” como al “delirio de un síntoma sin inconsciente”.[4]

¿Aún de qué inconsciente hay que hablar?

¿Cómo situamos hoy el supuesto del inconsciente? ¿En el registro del lenguaje o en el de lalengua? ¿Cómo abordar desde la última enseñanza al inconsciente transferencial, sus formaciones, sus leyes?

Sabemos que en un primer momento de su enseñanza, para Lacan el inconsciente está estructurado como un lenguaje. Así reformula las estructuras clínicas freudianas, brújula fundamental de nuestra orientación. Y renueva la vigencia acerca de la hipótesis del inconsciente, afirmando que su estatuto es ético: “El inconsciente, a partir de Freud, es una cadena de significantes que en algún sitio (en otro escenario, escribe él) se repite e insiste para interferir en los cortes que le ofrece el discurso efectivo”.[5] Evanescencia, tropiezo, fisura… en el centro de la estructura del inconsciente, la falla causal. Estamos a nivel de la realidad sexual del inconsciente como pulsación que se abre y se cierra.

También lo inconsciente se manifiesta a nivel del discurso del amo: se trata del inconsciente captado como aquello que nos ordena, maneja, trabaja, teje, interpela.

En cuanto al inconsciente a nivel de lalengua, Lacan plantea: “El lenguaje sin duda está hecho de lalengua. Es una elucubración de saber sobre lalengua. Pero el inconsciente es un saber, una habilidad, un savoir-faire con lalengua. (…) Lalengua nos afecta primero por todos los efectos que encierra y que son afectos. Si se puede decir que el inconsciente está estructurado como un lenguaje es por el hecho mismo de que los efectos de lalengua, ya allí como saber, van mucho más allá de todo lo que el ser que habla es capaz de enunciar”.[6] En consecuencia, “el inconsciente, si se lo amplía a los afectos enigmáticos, incluye los acontecimientos de cuerpo, que no tienen la misma estructura que las formaciones del inconsciente”.[7]

¿Mártir o desabonado?

“El psicótico es un mártir del inconsciente, dando al término mártir su sentido: ser testigo. Se trata de un testimonio abierto; el neurótico también es un testigo de la existencia del inconsciente, da un testimonio encubierto que hay que descifrar. El psicótico, testigo abierto, parece fijado en una posición que lo deja incapaz de restaurar el sentido de aquello de lo que da fe y de compartirlo en el discurso de los otros”.[8] Esta es la posición de Lacan en su seminario sobre las psicosis. Ahora bien, sabemos que muchos años después, en sus elaboraciones acerca de Joyce, va a proponer la expresión “desabonado del inconsciente”. ¿Cuáles son las diferencias y semejanzas entre mártir y desabonado en el campo de las psicosis? ¿Cómo juegan estas posiciones en relación al inconsciente en las neurosis? Y por fin, ¿de qué inconsciente hablamos en el final del análisis?

La relación del analista a su inconsciente

Miller en su curso Sutilezas analíticas, refiere que lo que no hay que olvidar es la relación del analista con su inconsciente. “El analista- ya sea el nominado, el autoinstituido, el experimentado o el debutante- no está en ningún caso eximido de intentar, como ejemplifica Freud, esclarecer su relación con el inconsciente. No digo amarlo…”[9]

Por otra parte, inconsciente y sinthome son dos órdenes no homogéneos y es lo que Lacan explora con el nudo, por ejemplo cuando en “Joyce el Síntoma”, dice que “El inconsciente se anuda con el sinthome”[10].

La gran cuestión es saber cómo estos dos órdenes están presentes en nuestra práctica del análisis, en nuestra concepción del inconsciente. Los testimonios de los AE en nuestras Jornadas, darán cuenta de que donde eso habla, está lo singular del gocedonde eso no le habla a nadie.

“Somos hablados y debido a esto, hacemos de las casualidades que nos empujan algo tramado”[11]

Ser incautos del inconsciente como lo fue Freud que, dejándose llevar por el discurso de su época en relación a lo oculto, descubre el inconsciente y llega hasta el ombligo del sueño.[12] Lo que Lacan revela es que no se trata de algo oculto, sino que lo inconsciente está en la superficie, haciéndonos trastabillar una y otra vez al hablar y presentificando que no hay relación sexual.

Un psicoanálisis es una experiencia que consiste en construir una ficción, pero al mismo tiempo o a continuación, es una experiencia que consiste en deshacer esta ficción. No se trata del triunfo de la ficción, ya que esta verdad mentirosa es puesta a prueba en su impotencia para resolver la opacidad y el peso de lo real.

Queridos colegas, estamos convocados tal como planteamos al inicio de estas líneas, a ir trazando una vía que tenga en cuenta los poderes del significante y, a la vez, la contingencia de lo real. ¡El inconsciente da que hablar aún!

Gabriela Basz y Mónica Gurevicz
Directoras de las Jornadas


 

Ejes

Inconsciente transferencial- Inconsciente real

  • Inconsciente y pulsión
  • Inconsciente y síntoma
  • El misterio del cuerpo hablante
  • La irreductibilidad del inconsciente

 

Abonados y desabonados del inconsciente

  • La relación del neurótico con su inconsciente
  • La relación del psicótico con su inconsciente
  • Discurso de la ciencia vs Discurso analítico: el delirio de un síntoma sin inconsciente

 

El analista y su relación al inconsciente

  • El inconsciente al inicio del análisis
  • Inconsciente y fin de análisis
  • ¿Amor, creencia, rechazo?
  • El inconsciente anudado con el sinthome

 

El inconsciente en el Siglo XXI

  • ¿Rechazo del inconsciente?
  • El inconsciente en la época de la declinación del Padre
  • Nuevos síntomas en la infancia: niños trans, depresiones, pánicos
  • ¿Cómo se analiza hoy?

NOTAS

  1. El mismo está inspirado en el texto de J.-A. Miller “Hábeas corpus” en Revista Lacaniana N° 21
  2. Miller, J.-A. Sutilezas analíticas, Paidós, Buenos Aires, 2011, p. 147
  3. Lacan, J. El seminario. Libro 20: Aún, Paidós, Barcelona, 1981, p. 158
  4. Títulos de las conferencias brindadas por E. Laurent en ocasión de las XV Jornadas anuales de la EOL “Inconsciente y síntoma” , Editorial EOL- Grama, Bs.As.,2009
  5. Lacan, J. “Subversión del sujeto y dialéctica del deseo en el inconsciente freudiano”. En Escritos 2, Siglo Veintiuno, México, 1984, p. 779
  6. Lacan, J. El Seminario, Libro 20: Aún, Paidós, Barcelona, 1981,p. 166
  7. Miller, J.-A. Todo el mundo es loco, Paidós, Buenos Aires, 2015, p. 214
  8. Lacan, J. El Seminario. Libro 3: Las psicosis, Barcelona, Paidós, 1984, p. 190
  9. Miller, J.-A. Sutilezas analíticas, Paidós, Buenos Aires, 2011, p.63
  10. Lacan, J. “Joyce el Síntoma” en Anexos, Seminario 23,Paidós, Buenos Aires, 2011, p. 165
  11. Lacan, J. “Joyce el síntoma”, en Anexos, Seminario 23, Paidós, Buenos Aires, 2011, p.160
  12. Lacan, J. El Seminario. Libro 21, “Los no incautos yerran”, clase del 20/11/1973, inédito.