APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
La Escuela
Asamblea y Congresos Ordinarios

XX Asamblea General Ordinaria de la EOL
 

Palabras del Presidente entrante Mauricio Tarrab

1. Los 20 años ya llegaron
Algunos de uds saben que las matemáticas no son mi fuerte. Por eso, me es dificil comprender porqué si la EOL cumple 20 años el 3 de enero de 2012, ésta es la XX° Asamblea de la EOL. Pero, para lo que me interesa decir hoy, me basta con considerar que los 20 años de la EOL ya llegaron.

En una charla ocasional, en una distendida sobremesa hace dos meses, le pregunté a J.A.Miller si cuando se fundó la EOL él había pensado que esto iba a durar tanto tiempo. El no esperaba la pregunta y yo no sabía que iba a formularsela. Respondió como suele hacerlo, directa y elípticamente a la vez: "nunca pensé en cuanto iba a durar", dijo. Y luego enfático : "la EOL es una institución"!!

Mmmm… me dije ¿es eso un elogio o una ironía?. A pesar de los años transcurridos una vez más la interpretación quedaba de mi lado. En esta ocasión en que asumo la presidencia de la Escuela de la Orientación Lacaniana, me permito compartir con uds la cuestión, para repartir de manera más colectiva el peso de su respuesta.

Queridos amigos: ¿en qué punto estamos, entre la Escuela y la Institución? ¿En qué punto está la realidad efectiva de la Escuela, respecto de la Escuela como tal? ¿En que punto estamos respecto de haber hecho valer las consecuencias clínicas de la enseñanza de Lacan en la política institucional? Es la pregunta con la quisiera iniciar este año, 20 años después, en que me toca presidir la Escuela.

Sabemos, porque lo hemos vivido, que en esa encrucijada entre Escuela e Institución -entre clínica y política- está el Pase. Es clave en la orientación de los análisis que hacemos y en los que conducimos; se ha demostrado también fundamental para nuestro lazo colectivo. Estamos hoy en un momento de su relanzamiento en nuestra Escuela y en toda la AMP. Menciono al Pase solo para indicar lo que todos sabemos : allí se juntan las consecuencias clínicas de la Enseñanza de Lacan con la política de la Escuela, y eso quizás de tanto en tanto, hace que sea posible obtener que la lógica colectiva y el lazo entre los analistas tenga otro fundamento que la psicología de las masas.

Pero el Pase no lo es todo en ese nudo entre Escuela e Institución. Hay también otros puntos neurálgicos donde se cruzan lo analítico y lo institucional que hay que reubicar, preservar, cuidar, para que la Institución no se trague la vida de la Escuela. Y ese no es solo un problema nuestro. Hace muy poco tiempo, lo que se llamó la "política de la enunciación" fue una táctica precisa con la que JAM tocó ese punto. Mas modestamente, y de manera mucho más discreta, la política con la que el Consejo, durante los últimos dos años, orientó el proceso de las admisiones en la EOL apuntó al mismo lugar. La perspectiva que la AMP ha tomado al respecto, y que se hizo explícita en la última reunión de su Consejo, en enero pasado, va en el mismo sentido.

Tomando esto en cuenta, le he propuesto al Consejo -y el Consejo ha estado de acuerdo- en que durante este año convoquemos al conjunto de la Escuela a realizar una serie de reuniones para discutir, diagnosticar y elaborar colectivamente, en que punto estamos hoy y para pensar lineas de acción política de aquí en adelante…

Se trata de poner a discusión por ejemplo algunos términos de nuestros estatutos que requieren precisión y/o modificaciones luego de estos años; evaluar en que estamos respecto de la garantía y que valor tiene hoy a principios de este siglo XXI el titulo de AME; formalizar la reconfigurar la admisión; pensar la relación de la EOL y la AMP hoy; reconsiderar el tema central de la formación analítica que según sus estatutos la Escuela dispensa. Se puede preguntar por ejemplo si esa formación se realiza dentro o fuera de la Escuela. Las admisiones nos han presentado con claridad ese problema; también pensar en el lugar que tiene hoy la EOL en la comunidad analitica y en la Ciudad .

La propuesta es retomar el espíritu y el impuslo de una conversación - término olvidado que propongo retomar- una conversación que hemos tenido cuando no sabíamos bien qué era una Escuela de Psicoanálisis. Cuando aún no la teníamos y luego, cuando ya la tuvimos . Una conversación alrededor del punto donde se anudan clínica y política.

¿Podremos tener esa conversación en este momento de la vida de la Escuela? Creemos que si y que este es un buen momento de nuestro "afectio societatis" para encararla.

El Consejo no quiere ni puede hacer esto solo. Esperamos poder contar para ello con aquellos estamos aquí desde el comienzo, con los AE en ejercicio y los ex AE -entre los que me cuento; con los eternos "jóvenes" de la EOL que son nuestro relevo. Y además hacer esta convocatoria, mover este avispero, apunta también a aquellos que se han incorporado a la Escuela en los últimos años, años "tranquilos" luego de la crisis del Pase . Porque también será la ocasión de escucharlos, de escuchar que piensan de todo esto, ya que han querido estar aquí; qué idea de la Escuela tienen, que Escuela quieren, que Escuela nos traen. Lateralmente esto incluye "las vecindades" de la EOL, como se llamó en la Gran Conversación de Paris del año pasado, a quienes alrededor de la Escuela se orientan por ella, algo de lo que también debemos hacernos cargo, ya que lo que pasa aquí adentro tiene resonancias en la comunidad que nos rodea y en la comunidad analítica en su conjunto.

En suma, el Consejo va a convocar a esta serie de reuniones, de diseño todavía incierto y para las que esperamos sugerencias, para conversar sobre la realidad efectiva de la Escuela, sobre la vida de la EOL y su lazo a la política lacaniana.

Haciendo ya, yo mismo la primera sugerencia… sugiero y no soy muy original… tomar como referencia para estas reuniones el Curso de J.A.Miller "El Banquete de los analistas", dictado entre 1989 y 1990, donde está el germen de la creción de nuestra Escuela y las siguientes Escuelas de la AMP y donde JAM muestra como se articulan los conceptos y la política lacaniana. La simple lectura del índice de esas clases es un programa de trabajo: El banquete de Lacan; Clínica y Política; La enseñanza del psicoanalisis; transferenica de trabajo; La Escuela de Lacan; La paradoja de la garantía; El psicoanálisis puro; El pase…

Hemos pensado también que esta es una manera de recordar los 30 años de la muerte de Lacan, que se cumplen este año. No lo haremos con una conmemoración, sino poniendo en acto algo que, por lo que sabemos, lo apasionó y a lo que dedicó su inteligencia y su esfuerzo tenaz por construir con la Escuela una respuesta a los problemas cruciales del psicoanálisis y a la dificultad inherente al lazo entre los psicoanalistas, ese infierno.

2. La Jornada
Es en ese sentido que se orientará también la Jornada de este año. El tema de la XX° Jornada de la Escuela de la Orientación Lacaniana será "La praxis lacaniana " . Ha sido una sugerencia de Jacques-Alain Miller, que la ECF en octubre y la EOL en diciembre tengan este año sus Jornadas sobre el mismo tema, aunque el título no será necesariamente el mismo para ambas . Este hecho será una excepción en la serie de las jornadas anuales de las Escuelas.

Definir el titulo y el tema de la Jornada al comienzo del año no es lo usual entre nosotros. Probaremos como resulta, pienso que será orientador del trabajo general de la Escuela. Incluyo en esto a las secciones. Eso no significa que todos debamos trabajar sobre lo mismo y que las Jornadas y las Noches terminen siendo una repetición de la misma cantinela durante un año. Se trata de orientar un trabajo, no de repetir afiches y consignas. Por otra parte puedo afirmar que Eric Laurent ha confirmado su presencia.

Si bien la Jornada acompañará el trabajo hacia el próximo Congreso de la AMP del año próximo, no por eso debería dejarse tragar por este. Cada cosa debe tener su particularidad. Es cierto que dos articulaciones se presentan de inmediato: 1) para el siglo XXI : la praxis lacaniana y 2) La praxis lacaniana en el siglo XXI : ¿como preservarla?.

3. Una perspectiva
En segundo lugar, en el comienzo de este año, quiero llamar la atención de la Escuela respecto de una cuestión que siempre ha sido crucial, para bien o para mal en la historia del psicoanálisis. En el último tiempo hemos tenido un retorno al Psicoanálisis puro. La política de la enunciación, pero sobre todo la revitalización del pase lo atestiguan. Pero el Pase no es todo el Psicoanálisis puro. El Psicoanálisis puro es también la formación analítica, por ejemplo. Y en eso quisiera hacer hoy una reflexión que, como una perspectiva, llevé en enero al Consejo de la AMP.

Tenemos la evidencia inobjetable de la creciente extensión de la enseñanza y la trasmisión del psicoanálisis de la Orientación Lacaniana por efecto del trabajo impresionante y persistente de nuestras Escuelas, del Campo freudiano, de nuestros Institutos de formación, y de nuestros miembros, que a título personal trasmiten nuestra orientación en los más diversos lugares, en las Universidades, hospitales y centros de asistencia públicos y privados en todo el mundo. Todo eso es nuestro éxito. Se podría decir –parafraseando a Gramsci- que ha sido el triunfo de la revolución cultural lacaniana.

Pero, y es JAM el que lo señala, "hay una escisión entre lo que enseña el psicoanálisis y los caminos por los cuales se puede enseñar lo que el Psicoanálisis enseña". Esa escisión es irreductible y siempre se ha tenido el cuidado de no confundir ambas cosas, pero al mismo tiempo se ha tenido el cuidado en evitar que se desconectaran la experiencia del psicoanálisis con los caminos de su enseñanza. La articulación entre las Escuelas y los Institutos es una muestra de ello. No renunciar a la extensión ni a la intensión.

Pero la pregunta que Lacan se hace en 1957 sigue vigente: "… lo que nos enseña el Psicoanálisis ¿cómo enseñarlo…?"

Un enorme número de personas que se "forman" en nuestros dispositivos de enseñanza y trasmisión, o son alumnos de las universidades donde nuestros colegas son docentes calificados, o concurren a las actividades de las Escuelas, finalmente se autorizan en esa "formación" para su práctica . Queda, es cierto en el horizonte la referencia de que habría que pasar por otra formación, por la experiencia del psicoanálisis, por la inmersión en la Escuela… Es una cuestión al parecer inevitable, pero también deseable si se ve la perspectiva de que genera una fuerte transferencia con el Psicoanálisis, con la enseñanza de Lacan y que le dan a la Escuela un entorno en la ciudad importantísimo para lograr sus objetivos.

Entonces ¿cual es el problema que quiero señalar y que merece plantearse?. Al "problema" lo llamo, quizás exagerando, "Psicoterapia Lacaniana".

Puede escucharse en las presentaciones de casos clínicos, en los controles -de aquellos más implicados porque controlan su práctica, a veces novatos y a veces con experiencia - el abundante uso de los conceptos lacanianos, de todas nuestras referencias, aún las del ultimísimo Lacan, pero con una práctica que no es otra cosa que una psicoterapia. Y eso pasa también dentro de la Escuela. Sería interesante no desentendernos de esos efectos, porque allí se aprecia bien una desarticulación entre la experiencia del psicoanálisis y su práctica.

O hay formación analítica o habrá "psicoterapia lacaniana". A menos que aceptemos como inevitable que habrá formación analítica y habrá psicoterapia lacaniana. Aunque hoy ni siquiera parece ser un "problema" podemos preguntarnos sinó será nuestro síntoma en el futuro. Es una perspectiva que propongo a la Escuela considerar.

Queridos amigos, solo me queda recordarles que además de esto, está todo lo demás que hay que hacer este año, como todos los años.

El Consejo tratará de encontrar una manera de trasmitir al conjunto de la EOL los temas que vaya trabajando y paralelamente estará disponible para recibir las sugerencias o comentarios de todos los que quieran colabrar en el trabajo del año.

Quiero agradecerle en nombre del Consejo a Dudy Bleger, que hoy deja su lugar en el Consejo luego de seis movidos años y a Diana Wolodarsky, con quien compartimos codo a codo muchos momentos arduos y algunos también divertidos durante su excelente presidencia.

4. Finalmente
Después de todos estos años parece que ya sabemos qué es una Escuela de Psicoanálisis. La imaginamos, la fundamos, la vimos consolidarse, crecer, atravesar crisis, sortear obstáculos que parecían insalvables. Además, tantas cosas en nuestras vidas se organizan alrededor de ella. Quienes más que nosotros pueden saber lo que es la Escuela…y eso mismo puede ser el espejismo que nos extravíe; eso mismo puede ser un síntoma de nuestro sueño colectivo.

Al contrario de ese sueño, les propongo que este año tomemos la perspectiva de una Escuela desconocida, a ser descubierta, una Escuela por venir.