APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
NOCHES EN LA ESCUELA
Preparatorias
 

14 de Septiembre de 2016 | 20:00 hs.
Segunda Noche preparatoria de las XXV Jornadas Anuales de la EOL


Reseña de Gerardo Battista
Ana Cecilia González

Reseña de la Segunda Noche preparatoria para las XXV Jornadas Anuales de la EOL

"Una conversación acerca de los hilos lógicos del Argumento"
La Segunda Noche Preparatoria para nuestras XXV Jornadas Anuales, "Hiperconectados. Los Psicoanalistas frentes a los lazos virtuales", tomó la forma de una invitación a trabajar con los "hilos lógicos" del Argumento elaborado por la Comisión organizadora.

En esta ocasión contamos con la participación de Silvina Rojas, Blanca Sánchez, Silvia Salman, Jorge Chamorro, la animación de Alejandro Daumas y un auditorio que vivificó la conversación.

Silvina Rojas abrió el juego delimitando el significante que abordamos en estas jornadas: "La hiperconexión es ante todo hipertexto e imagen". Pero su propuesta es más ambiciosa, ya que planteó una interrogación acerca del estatuto del lenguaje digital y realizó un exhaustivo recorrido sobre las conceptualizaciones del inconsciente freudiano y el lacaniano, con el fin de formular una pregunta que vale como hipótesis de investigación: ¿podemos pensar el inconsciente como hipertexto? Tirando de ese hilo, Rojas arribó a una pregunta clínica fundamental, acerca de cómo hacer existir el inconsciente como elucubración de saber sobre el goce, sirviéndose del síntoma para hacer frente a los lazos virtuales.

Blanca Sánchez nos obsequió con la lectura de una carta de Kafka a su amada Milena, que usó para abordar otra idea del argumento, a saber, las posibles modificaciones en la función y campo de la palabra y el lenguaje en relación con la hiperconexión. Si escribir cartas implica "una conversación entre fantasmas", con las nuevas tecnologías los fantasmas se han vuelto incluso más voraces, incluso "inhumanos". Para ilustrarlo comentó dos fenómenos, la "literatura de la hiperconexión" y el goce bla bla bla de los chats. En un caso, este tipo de prácticas colapsan el sujeto del enunciado con el sujeto de la enunciación. En el otro, las figuras de "la enamorada y el idiota" se sirven de la hiperconexión para alimentar el sentido gozado. Por eso Sánchez nos propone una valiosa orientación frente a los lazos virtuales: "el analista es aquel que hace recordar la dimensión del decir", que queda olvidado detrás de lo que se dice.

Silvia Salman recortó un detalle del universo de la hiperconexión: "¿Cómo se construyen los perfiles en las redes sociales?" Poniendo en tensión las nociones de historización e hystorización, planteó que si bien en ambas está en juego la direccionalidad al Otro, la hystoria produce un resto que queda por fuera de lo relatado. De allí que se pregunte si hay lugar para ese resto en la historización efectuada en las redes, rescatando así otro jirón del Argumento, que es la relación de los hiperconectados con lo que no puede decirse. Si la hiperconexión supone un empuje a decir, entonces conviene interrogar a quién se dirige: "¿Al Otro, a los otros, a uno mismo?" El cuerpo a cuerpo distingue el hablar en un análisis de lo que se dice en las redes, señala Salman, quien nos ofrece un hilo de Ariadna para enfrentar los fenómenos de la época: "Un análisis apunta a transformar lo que para un sujeto es valor de cambio, en valor de uso."

Jorge Chamorro, con un trabajo titulado Psicoanálisis por Whatsapp, nos propuso pensar la posición del analista frente a los lazos virtuales, interrogando la eficacia de las intervenciones cuando éstas tienen lugar por medio del mail o el chat. Con la presentación de un intercambio entre analista y paciente vía whatsapp, Chamorro arriesga una hipótesis: "La intervención analítica, a diferencia de la psicoterapia, es aquella que apunta a la división del sujeto y la desconstrucción del Otro", independientemente del medio en el que tenga lugar. La hiperconexión es un fenómeno que se ha impuesto en nuestra praxis, y por lo tanto hace necesario privilegiar la lógica de la interpretación. Por tal razón, pone en cuestión que la presencia del cuerpo del analista sea siempre imprescindible para realizar una intervención.
Alejandro Daumas efectuó un punteo que permitió dar otra vuelta y extraer el carozo de cada presentación, dibujando el cuadrilátero que circunscribe la posición del analista ante la problemática que nos ocupa:

  1. una interrogación acerca del estatuto del lenguaje en la red, y el lugar del agujero en lo que se presenta como infinito de la interlocución, infinito de sentido e infinito de la asociación.
  2. la pregunta acerca de cómo producir un lazo singular, no importa dónde.
  3. la tensión entre lógica de la interpretación y la presencia del cuerpo del analista como condición de eficacia de su intervención.
  4. lo "inhumano" de la hiperconexión cuando se presenta como real desbocado para un sujeto desbrujulado.

Con una referencia a Montaigne, quien decía que la vida es un "jardín imperfecto", Daumas planteó que en la superficie de la red esto toma una modalidad muy particular, y entonces cuando alguien no encaja, podrá efectuar otra demanda de texto.

A juzgar por los aportes desplegados en esta segunda noche preparatoria, podemos afirmar que no faltan quienes sostienen el esfuerzo de articular su horizonte a la subjetividad de la época, como para estar a la altura de esas demandas.


Volver a la Noche: Segunda Noche preparatoria de las XXV Jornadas Anuales de la EOL
 


Buscar eventos
Área
Tema
Fecha
Buscar