APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
La Escuela
Escuela de la Orientación Lacaniana

Judith, tal y como es
Guy Briole

Judith nos ha dejado pero permanece presente en cada uno de nosotros. Muchas fueron las ocasiones que tuvimos para trabajar con ella y de todas aprendí a organizar un evento, a ir al corazón de los problemas sin perder el tiempo, a estar abierto a los demás sin jamás ceder en lo esencial ni por complacencia.

Judith, tal y como es, es un título que retomo y tomo de aquel que escogí para hablar de su padre, Jacques Lacan. Retengo también lo que cada uno le reconoce a ella: voluntariosa, decidida, determinada, viva, incansable, siempre en movimiento, orientada hacia el futuro con resolución, constructiva, fundadora.

Con este corto testimonio, solo podré subrayar algunos momentos que jalonaron nuestros encuentros.

Durante la crisis de 1997 y 1998, en la AMP y en la ECF, su apoyo fue constante y sabio. Ella supo recordar cuando fue necesario que la lucha, por ser sin piedad, no lo sería sin un indispensable respeto por cada uno.

La organización del Coloquio "El joven Lacan" en Val-de-Grace del 24 de septiembre de 2005 le debe mucho. Acompañó su preparación con mucho entusiasmo y curiosidad aportando ella misma una nueva documentación de fotos y textos. Participó de la composición musical del concierto que se llevó a cabo esa noche en la iglesia, donde pudimos escuchar las obras que Lacan amaba: Bruno Maderna, Nino Rota, entre otros, Louis Saguier con las preciosas Cuatro "Contra-rimas", sobre textos de Paul-Jean Toulet.

Judith y el bosón de Higgs: Estamos en 2012, 2013, en plena preparación del Congreso de la AMP en París, "Un real para el siglo XXI", y le había propuesto a Judith redactar un ítem para el Scilicet. Ella expresó una cierta alegría mezclada con una discreta inquietud, confiada

que para ella sería un estreno. Decidió sobre la marcha el título de "Cientismo, la ruina de la ciencia". Tuvimos varias discusiones durante los encuentros sociales en lo de Fernand y fue así como se construyó este ítem. Hoy, en un aprés-coup, comprendo mejor lo que la intrigaba y la retenía en el descubrimiento de una nueva partícula (1), aquel objeto a de los físicos, parecido al bosón de Higgs, que fue pensado a partir de las teorías cuánticas. A partir de una teorización, un real se había hecho presente. Para atraparlo hubo que construir un acelerador gigante de partículas, el Gran Colisionador de hadrones, unas suertes de toro alrededor del cual 3000 atareados investigadores del mundo entero se relacionan por un affectio societatis que produce la invención de una palabra, la coopetición, fusionando emulación y participación. Era como una metáfora del Campo freudiano teniendo en su centro una relación ética al psicoanálisis que supone no enfrentar lo real, ese nuevo real, no a aquel que encontramos siempre en el mismo lugar. Lo que estuvo en juego en la redacción de ese ítem fue de ese orden. Para que no desaparezca el discurso analítico cada uno debe sostenerlo más allá de las embestidas de lo real.

Algunos meses más tarde, para su intervención en la apertura del Congreso, Judith había escogido como título "Hacerle frente a lo real". Esperábamos las palabras de bienvenida de la Presidente de la Fundación del Campo freudiano, más que presente, cuando, más allá de ello, esta analizante, nos reveló que, por las capturas de lo real, para enfrentarlo, ella se "dirigió a un analista".

Esta relación ética con el discurso analítico que Judith Miller siempre sostuvo y transmitió y que en ese mismo instante ella encarnó, tocó a todo el auditorio y quedará como una brújula para cada uno de nosotros.

Me faltan las palabras apropiadas para decir más.

 

Traducción: Catery Tato

NOTAS

  1. Judith Miller, "Cientismo, la ruina de la ciencia", Scilicet, Un real para el Siglo XXI, 2014: "El 4 de Julio de 2012, en el CERN3 en Ginebra, fue anunciado el descubrimiento de una nueva partícula que se comporta como el bosón de Higgs, pieza central del modelo standard (MS) de las partículas elementales".