APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
La Escuela
Escuela de la Orientación Lacaniana

¡Adiós, Judith Miller!
Sociedad búlgara de psicoanálisis lacaniano

Nos hemos enterado con una gran pena del fallecimiento de Judith Miller la noche del 7 de diciembre.

Judith Miller ha sido el motor de la formación del Grupo del Campo freudiano en Bulgaria. Desde 1.998 ella nos ha sostenido en nuestras elaboraciones e investigaciones. Ha venido a nuestro encuentro cuando teníamos preguntas y un deseo de cambio. Era incansable, siempre disponible, a la vez atenta y rigurosa, y su deseo era contagioso. A Judith le gustaba Sofía, y nos decía a menudo que era una ciudad bonita. Le dio a Roussé, la segunda ciudad donde se ha desarrollado nuestro grupo, el bonito nombre de "Capital psicoanalítica del Danubio". Judith ha inspirado el primer laboratorio del CIEN en Bulgaria, que tenía como tema, Honrar a los padres, y lo ha sostenido de manera infatigable a nuestro lado. Siempre presente, con nosotros, nos ha acompañado a lo largo del segundo laboratorio El niño y sus síntomas. Ella ha creado puentes invisibles de una solidez notable entre nosotros y nuestros numerosos colegas de diferentes lugares y grupos de la comunidad psicoanalítica. Sin darnos cuenta siquiera, nos hemos convertido en miembros de la gran familia de los laboratorios del CIEN en los que continuamos siendo acogidos hoy gracias a las palabras calurosas de Judith, y nos sentimos siempre bienvenidos. Judith nos animaba a traducir, a publicar, a crear nuestra Sociedad búlgara de Psicoanálisis lacaniano. Tras decenios de rechazo del psicoanálisis en Bulgaria, hemos podido ver a Judith intervenir en el anfiteatro principal de la Universidad de Sofía con el título "El psicoanálisis, porqué y cómo". Este acontecimiento ha permitido introducir un ciclo de conferencias públicas organizadas por nuestro grupo. Judith nos ha animado a sostener un Seminario del Campo freudiano en Bulgaria que nos ha ayudado a poner en marcha. Ha establecido para nosotros un dispositivo de stages en instituciones orientadas por el psicoanálisis lacaniano en Francia y en Bélgica. Organizaba nuestros viajes y se hacía cargo de nuestra participación en las Jornadas de la ECF, así como en el Congreso PIPOL y los de la NLS. Cuidaba los pequeños detalles que hacían posible nuestro viaje. Era muy emocionante encontrar a colegas de la red psicoanalítica que ella había fundado y que inspiraba sin cesar con energía y vivacidad. Todos estos colegas nos acogían con hospitalidad e interés porque Judith les había hablado de nuestro deseo y nuestras experiencias. Cada uno de nosotros ha tenido su propio e inolvidable encuentro con Judith, y cada uno ha sido marcado por su deseo y su modestia excepcional.

En 2005, en la Universidad de Sofía, Judith ha clausurado su curso sobre el tema "El psicoanálisis, porqué y cómo" con palabras que han dejado huella para el camino y el desarrollo de nuestro grupo. Éstas hacen que Judith continúe viviendo para cada uno de nosotros: "Os he propuesto todo un programa de lecturas, de reflexiones, de discusiones. Espero haber hecho entender por qué decía para comenzar que mi intención de esta tarde solo tiene sentido por el hecho de que hay colegas aquí, en Bulgaria, con un montón de trabajo clínico, y dispuestos, a pesar de estar sobrecargados de trabajo, a proseguir con el ciclo de conferencias en la Universidad, así que me alegro de que gracias a ellos y a ellas, pueda tener alguna consecuencia. Lo que llamo aquí consecuencia no es una concepción del mundo, una Weltanshaung, sino una ética, una elección de posición subjetiva que sostener, una posición que tomar respecto al sufrimiento y las dificultades que cada uno puede encontrar y expresa a su manera por sus síntomas. Esta posición es una elección que se inscribe en una lógica, un lazo social, un discurso, como lo denomina Jacques Lacan".

El 9 de diciembre, las VII Jornadas clínicas de la Sociedad búlgara de Psicoanálisis lacaniano y de la NLS en Sofía se han abierto con la evocación de los recuerdos más íntimos que nosotros conservábamos de Judith Miller, recuerdos que cada uno preserva como tesoros que iluminan tanto nuestra subjetividad como nuestro lazo con el psicoanálisis lacaniano.

 
Traducción, Fe Lacruz