APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
La Escuela
Asamblea y Congresos Ordinarios

XXV Congreso Ordinario de la EOL
 

Palabras del Director entrante, Luis Tudanca
27 de Noviembre de 2015

Discurso del Director entrante
El directorio que hoy comienza está atravesado por una marca que tiene un nombre concreto: nueva sede.

Es injusto hacer caer esa marca sobre este directorio cuando gran parte del trabajo que nosotros emprenderemos es continuación del que realizó el directorio anterior.

Mi reconocimiento en primer lugar a su directora, Silvia Baudini que, a lo largo de este año supo transmitir detalles impensados de lo que implica la tarea que iniciaremos.

En una de nuestras últimas reuniones quiero destacar el ofrecimiento en pleno del directorio que hoy culmina su gestión, en colaborar con nosotros durante el tiempo que sea necesario para poner en funcionamiento la nueva sede.

Hago público ese gesto que no puedo decir que me sorprendió pero sí que me alegró.

Verifica la acción que, como me gusta decir de vez en cuando, allí donde la encuentro, hace comunidad.

Lo que sí me sorprendió es la cantidad de palabras nuevas que he incorporado a mi vocabulario: señalética es la que más me divirtió. Pero hay otras: sistema fierro, seguro de catástrofes, servicio dedicado simétrico, cláusulas de postergación, etc.

Que el primer pensamiento del día corresponda a los presupuestos de las empresas de mudanza y el último a los de las empresas de limpieza confieso que me perturbó un poco.

Estamos en eso, con alegría. Ni en una sola reunión de directorio de los últimos seis meses faltó la risa.

Ahora bien, entre la función de una nueva sede y su puesta en funcionamiento hay mucho para hacer.

Brindaremos el 11 de diciembre todos los miembros de la Escuela, la podrán recorrer, empezar a habituarse a sus espacios generosos.

Pero también está la otra parte, un poco menos festiva: hay que afrontar numerosos gastos.

Todavía falta para que nuestra querida escuela se equilibre financieramente. Más allá de la impecable gestión en ese rubro del directorio anterior.

Así que, más que nunca, debemos colaborar teniendo las cuotas al día especialmente en los meses de verano.

Del funcionamiento administrativo al funcionamiento epistémico el tránsito deberá ser veloz.

No me detendré en un recordatorio de todas las actividades que organiza el directorio. Son conocidas por todos.

La Escuela continuará siendo un lugar de formación como hasta ahora. En la continuidad habrá tiempo para incorporar alguna novedad.

Ya este año hubo atisbos de eso y se profundizará en esa dirección en acuerdo con el Consejo Estatutario.

Cuento con un equipo de lujo para llevar adelante el trabajo de los próximos dos años.

Andrea Zelaya en secretaría que fue quien me introdujo al mundo de la señalética, Patricia Moraga en tesorería quien ya mostró su concentración en un tema tan difícil, Elsa Maluenda en biblioteca que deberá instalar e inaugurar una nueva biblioteca y Carlos Rossi en carteles que aportará su música a un dispositivo tan apreciado en nuestra Escuela.

Confío en ellos porque observo su compromiso, su preocupación y su predisposición desde antes de antes de empezar a cumplir nuestra función.

Me detengo un instante en nuestras Jornadas anuales. Empiezan mañana aunque para algunos de nosotros terminan mañana.

Conozco las ideas de la conversación permanente de Blanchot, la discusión permanente en Lyotard, el consenso permanente en Habermas. Intuyo la preocupación permanente de los próximos dos años. Pero no se me hubiera ocurrido jamás que uno puede llegar a pensar que existe la jornada permanente.

Un año de organización sostenido en una apuesta que, como siempre, comprobaremos sus resultados a posteriori, a partir del domingo a la noche.

No adelanto nada. Dejo abierto el tiempo de la sorpresa.

El Consejo Estatutario siguió de cerca nuestros pasos con su orientación política y epistémica con la presencia de Silvia Salman en algunas de nuestras reuniones y de nosotros en algunas reuniones con el consejo.

Quizás para las próximas jornadas pueda repetirse el esquema de construcción de estas jornadas independientemente de los cambios que se introduzcan en su producto final.

Ese esquema demostró eficacia.

Una reflexión a partir del trabajo común. Como tantas veces demuestra que al "algunos otros", si se le hace lugar, siempre construye.

Impide el aislarse en el autorizarse a sí mismo sólo. Empuja a la mezcla heterogénea. Pasa a veces.

Eso pasó en el consultorio de Flory Kruger, presidente de nuestras jornadas, lugar de nuestras reuniones.

Allí junto a Gaby Grinbaum en la dirección de las mismas hubo esos "algunos otros" encarnado en el comité ejecutivo compuesto por: María Eugenia Cora, Cecilia Rubinetti, Gustavo Slatopolsky y Celeste Viñal.

En ese lugar se tejió la jornada que parece permanente. El lunes no sabré si estoy en la jornada o preparando la próxima.

Voy a citar nuevamente a Marguerite Duras. Ella se preguntaba: "la gente cuando no escribe ¿qué hace?" Y agregaba: "Tengo una secreta admiración por los que no lo hacen, y no sé exactamente cómo pueden".

Podemos aprender mucho de esa reflexión.

Llegado el lunes habrá que consolidar y ajustar lo que haga falta en lo ya hecho.

Me gustaría subrayar algunas cuestiones que empezamos a pensar sin definir nada todavía.

¿Es posible un entrecruzamiento con otros discursos? ¿Podría haber dos noches en el año en esa perspectiva? No lo sabemos pero vale la pena empezar a conversarlo.

No nos salen del todo bien esas cosas, habrá que ver.

Lo que sí está saliendo bastante bien es la utilización de las redes sociales. Dinamizar esos medios, especialmente Facebook cómo se ha hecho para nuestras jornadas que comienzan mañana permite que se obtengan resultados de convocatoria inéditos.

Las jornadas nacionales de carteles parecen haber encontrado un automaton a sostener. Son muy concurridas y crean un clima de trabajo inusual. El lazo libidinal que las recorre es un dato extra que vale la pena alentar.

Contaremos en el transcurso del año que viene con el anuario en papel 21016/17. Eso ya está en marcha.

Están las publicaciones. Se ha avanzado mucho en ese tema tanto en frecuencia, como extensión y cantidad. Se verá si es necesario algún retoque parcial en las mismas.

Entonces: nueva sede, equilibrio financiero, tecnología nueva a consolidar a la que habrá que acostumbrarse, jornadas diferentes, las actividades de siempre y dentro de lo posible, algo más.

Con cautela.

Luis Tudanca