APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
La Escuela
Asamblea y Congresos Ordinarios

XXIII Congreso Ordinario de la EOL
 

Palabras de Ana Ruth Najles como Presidente entrante de la EOL
22 de noviembre de 2013

La fe, el foro, la fiesta
"Un anfitrión no podría agradar a todos sus invitados, tan grande es la diversidad en las ciudades".
Dispar convivium (El banquete desigual), de Erasmo[1]

Queridos amigos y colegas,

Si hace ya más de 22 años, cuando todavía transitábamos el camino del movimiento hacia la Escuela me hubieran dicho que estaría hablándoles desde este lugar, me hubiera sorprendido.

Hoy, en cambio, me embarga la alegría de poder hacer aún un esfuerzo más por nuestra escuela, y por ende, por la AMP y por la Escuela Una, esa que se caracteriza por la unidad de la serie[2] , tal como se evidencia en las secciones de nuestra Escuela: Córdoba, Rosario, Santa Fe y la recién fundada sección en La Plata a la que damos hoy la bienvenida formal con el anhelo de trabajar juntos en estos inicios.

En principio, quiero agradecer a mis compañeros del Consejo Estatutario por haberme honrado con su voto de confianza unánime, por la fe que depositaron en mí para cumplir con la función de presidir el consejo de nuestra escuela por un año.

Decidí empezar con una referencia a la figura del banquete, ya que éste nos introduce, como señala Miller, en el espíritu de la fiesta[3] , por medio de esta comida en común en la que se conversa de diversos temas informalmente (foro) y en la que no falta la bebida!

¿Qué puedo decirles que no hayan escuchado ya en múltiples ocasiones? Como desde hace años me abstengo de toda pretensión de originalidad, les recordaré las cuestiones que considero fundamentales para nuestra escuela y para el psicoanálisis de nuestra orientación.

Por eso quiero situarme en el problema de la transmisión del psicoanálisis tal como nosotros lo entendemos, lo que implica, al decir de Lacan, un plus, que es el de la ausencia del privilegio de extraterritorialidad en nuestra escuela, lo que significa hablar más allá del entre nosotros[4] .

En función de lo anterior quiero retomar en primer lugar la diferencia entre la institución y la Escuela, para resaltar que la escuela propiamente dicha se caracteriza por el trabajo, la Escuela es la transferencia de trabajo que verificamos por dos dispositivos fundamentales: el cartel y el Pase.

Se trata de seguir haciendo primar, entonces, en nuestra Escuela la transferencia de trabajo por sobre cualquier efecto de identificación grupal que siempre existirá.

Esto significa dar lugar no sólo a lo serio sino a la serie, a lo heterogéneo, a la variedad, a la diversidad, y por que no, a la diversión.

Es por eso que continuaremos con nuestra política de darle todo el empuje necesario a los carteles, invitando a cada uno y, especialmente a los nuevos miembros que vayan entrando a la Escuela, a conformar carteles desde su ingreso tal como venimos haciendo desde hace dos años.

En cuanto al dispositivo del pase, éste marcha viento en popa y sigue disponible para todo aquél que quiera hacer su experiencia, tal como las dos nuevas AE: Paula Kalfus y Marina Recalde nos lo hicieron saber últimamente.

En relación con la cuestión de la transferencia de trabajo se plantea continuamente para nuestra escuela la pregunta acerca de qué analistas formamos, tal como se puso en evidencia en la última noche del Consejo de este año.

Tenemos siempre en la mira la formación de los analistas y la posibilidad de que cada uno dé cuenta de los efectos de formación en su caso, teniendo presente que nuestra escuela supone el reclutamiento de los analistas por la relación que cada uno mantiene con elinconsciente no sólo transferencial sino también con el inconsciente real. Cuestión que se pone en acto también en el proceso de admisión a nuestra escuela.

Esto significa que el psicoanálisis en intensión, el psicoanálisis puro debe ser interrogado permanentemente.

No menos debe serlo el control, que es un tema de preocupación común a las tres escuelas que componemos la FAPOL (Federacion americana de psicoanálisis de la orientación lacaniana) tal como se puso en evidencia en la reunión mantenida este miércoles con todos los integrantes de su consejo.

La cuestión de la transmisión nos lleva también a cuestionar el estado actual de la enseñanza en nuestro ámbito. Lo que el psicoanálisis nos enseña, ¿cómo enseñarlo?

Mi propuesta para este año va a ser la de centrar la mira en la formación del analista. Para ello organizaremos tres noches del Consejo: una poniendo el acento sobre el psicoanálisis puro, otra sobre el control y la tercera sobre la enseñanza, teniendo en cuenta en cada una el anudamiento de las dimensiones clínica, política y epistémica del psicoanálisis.

Retomando la cuestión de la ausencia del privilegio de extraterritorialidad del psicoanálisis de la orientación lacaniana, quiero recordar que esto implica la importancia para nuestro quehacer de abocarnos a lo que Miller llamó en su momento 'la acción lacaniana en el lazo social', que a diferencia del acto analítico, impone al analista disputar el lugar que le corresponde al psicoanálisis en el ámbito de la cultura de nuestra época y de los cambios que se producen a nivel del mercado y sus efectos en el lazo social.

En ese sentido quiero resaltar el lugar ocupado por Lacan Quotidien haciendo frente a las fuerzas que desde el poder y el campo social y legal pretendía apartar al psicoanálisis del tratamiento de los autistas, así como de la importancia en esa coyuntura de la aparición del último libro de Eric Laurent La batalla del autismo, y otros dedicados al tema aquí y en Francia.

O la creación de Látigo para llevar adelante campañas mediáticas como las que en su momento condujo Miller en el caso de la detención de Rafah Nached, o en el de Mitra Kadivar.

O en nuestro medio, la publicación, entre otros, de los libros 'Uniones del mismo sexo', 'El matrimonio y los psicoanalistas', 'Transformaciones', respondiendo los dos primeros a la promulgación de la ley sobre matrimonio igualitario y, el último, a la ley de identidad de género.

Orientados por estas coordenadas, y en conjunto con el Directorio de la EOL, se trata ahora de ponernos todos juntos al trabajo para que el próximo año siga la fiesta en el marco de la mayor diversidad para hacer de la serie algo serio y divertido!

Muchas gracias!!!

Notas

  1. Citado por J.-A. Miller en El banquete de los analistas, Ed. Paidós, Bs. As., cap. 1.
  2. J.-A. Miller, Testamento del Delegado general saliente, julio 2002.
  3. Id. 1.
  4. Id.1