APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
La Escuela
Asamblea y Congresos Ordinarios

XXIII Congreso Ordinario de la EOL
 

Palabras de Silvia Baudini como Directora entrante de la EOL
22 de noviembre de 2013

Dirigir la Escuela en el siglo XXI
Es una alegría para mí poder decir hoy estas palabras como Directora entrante. Y quiero expresar mi agradecimiento por la confianza que me ha depositado el Consejo.

Me doy cuenta al escribir el título de mi discurso de asunción del cargo, de su resonancia con dirigirse. Efectivamente le hablo a la EOL, a uds colegas y amigos de tantos años, a los nuevos miembros de nuestra comunidad y también me dirijo, por la calidad internacional que nos da el ser parte de la Asociación Mundial de psicoanálisis, a la comunidad mas grande que formamos con las otras escuelas.

Dirigirse da la idea de un lugar, una flecha, una orientación. La nuestra es la orientación lacaniana de J. A. Miller.

Ahora el siglo XXI, es decir un tiempo. Un tiempo lleno de cambios, Juanqui Indart decía en la noche del Consejo del 26 de septiembre que lo que provoca el deseo es que el discurso cambie, se mueva. Y bien este siglo 21, con su gran desorden de lo real, se mueve sin cesar. Hace difícil situar coordenadas y referencias. Y por eso suscita el deseo, pero también el forzamiento de coordenadas inducidas, como lo demuestra el creciente ascenso al cenit social de la ferocidad terapéutica comportamental.

Entonces cambio y velocidad son dos elementos fundamentales de la época. Parafraseando a Lacan , ¿qué sería de los jóvenes de hoy sin el despertar del sueño de Facebook para orientarse? Si la brevedad del tweet – Leonardo Gorostiza lo demostró en su intervención ese día -, no dejara qué desear, que interpretar.

Entonces un lugar y un tiempo. El inconsciente dice Lacan es político, es la política. Dirigir y dirigirse a la Escuela implica estar incluido en el inconsciente político. Lo dice en plena guerra de Vietnam.

En este siglo, el 21, estamos advertidos de lo real del inconsciente, de aquello que no hace totalidad, ni amistad, ni comunidad, pero que posibilita a cada quien saber algo de su sinthoma con el que se hace lazo. Lo que demuestran cada vez los testimonios inestimables de nuestros AE. Cada uno hecho con los "vocablos más corrientes". De ningún otro modo puede hablarse de la propia experiencia de aquello que no cesa y que empuja.

Esa lengua corriente es lo que privilegiamos en nuestra orientación, con sus movimientos y cambios y con su exquisita resonancia.

La modificación de los estatutos realizado durante la presidencia del CE de M.Tarrab incluye al Director de la EOL como un miembro del Consejo durante el periodo de su gestión, lo que da cuenta del anudamiento entre gestión y política deescuela.

La Escuela respira bien, tiene aire. Se pone al tono del tiempo.

Las noches que eran un esfuerzo para cada uno, lo he vivido como secretaria deldirectorio, se han vuelto ágiles, concurridas, interesantes, controversiales. Eric nos decía que cada noche debería ser una fiesta, y algo de eso se ha conseguido en estos últimos años.

Larevitalización y crecimiento exponencial del trabajo en carteles, con su calidad epistémica que tiene su punto culminante en las jornadas que se llevaron a cabo en septiembre en la ciudad de La Plata– algo también novedoso- , con una gran concurrencia, inédita, de mas de 350 personas y una cantidad impar de trabajos

Debemos celebrar que actualmente, La Plata, ya sea una sección de la EOL, la cuarta, la que nace en el siglo 21

El Enapol, las Jornadas Anuales, Nacionales y de secciones, cada sección avanzando algunas luego de un estancamiento difícil.

La buena orientación de las publicaciones, El caldero, Lacaniana, la COL, la que creo necesario que precisa que se ajuste en algo su política, Virtualia.

En fin un buen momento.

Considero que deberemos continuar el camino abierto y el trabajo que ha hecho el Directorio que hoy termina su ejercicio.

Aprovecho esta ocasión para agradecer a Daniel Millas y a sus compañeros de gestión por el modo en que me han recibido y escuchado mis propuestas.

Quiero comentarles ahora algunas ideas que hemos conversado con mis colegas del directorio, A. Glaze, M. Morao, M Chamizo, P. Alvarez y que intercambie con el Consejo.

Digitalizar la librería, para que se pueda hacer más precisa la información sobre la venta de libros, stock, etc.

Optimizar nuestras redes de Internet.

Intercambiar en nuestras actividades de biblioteca con invitados de otros campos, que nos permita incluirnos en la forma que toman los modos del discurso contemporáneo.

Queridos colegas los invito a todos a sumarse al trabajo y trasmitirnos las ideas que nos acompañen a llevar adelante una tarea que haga valer un deseo que no seextinga.

Gracias.