APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
La Escuela
Asamblea y Congresos Ordinarios

XXI Asamblea General Ordinaria de la EOL
 

Palabras de Ernesto Sinatra con motivo de su cierre como Director de la EOL 2010-2012 el 16 de marzo de 2012

Hoy es un día especial para mí, como para algunos de nosotros: mis queridos colegas del Directorio. Se trata del final de una gestión y eso siempre tiene consecuencias; ¿Tristeza? ¿Alegría? ¿Alivio?, ¿Acaso desazón? No puedo ahora responder a esas preguntas que me han formulado, ya que hasta aquí sólo se han presentado ráfagas de lo vivido en estos dos años, impresiones que pugnan ya por transformarse en recuerdos. Cuando la torsión temporal -que va convirtiendo lo presente en pasado- es percibida mientras sucede, produce un efecto extraño.

Esta gestión como Director de la EOL 2010-2012 ha estado fuertemente marcada por un acontecimiento que tiene nombre propio: Ancón. La economía de nuestros esfuerzos ha estado conducida -literalmente- por su impronta. Continuando la gestión de mi amigo Oscar Zack, Director anterior, y conjuntamente con un conjunto de otros amigos: Leonardo Gorostiza, Graciela Brodsky, Mauricio Tarrab, Ricardo Seldes, Flory Kruger hemos emprendido la concreción del proyecto de nuestra casa propia (detectada por Silvia Gutraich). Con alegría podemos informar que se ha comenzado ya con las obras de refacción y en la gestión que hoy inicia Daniel Millas –a quien le doy la más cálida bienvenida, la que hago extensiva al resto del nuevo Directorio: Gabriela Camaly, Irene Kuperwajs; Mónica Wons y Manuel Zlotnik- seguramente podremos habitarla.

¿Qué hemos dejado para nuestra comunidad de la EOL en el Directorio 2010-2012?

Quisiera empezar por resaltar un efecto paradojal en las NOCHES DE LA ORIENTACIÓN LACANIANA: excelentes presentaciones, favorable y productivo clima de discusión pero ausencia de participantes (público) ¿Cansancio? ¿Exceso de actividades? Se registra que sólo a las NOCHES DEL PASE y a las noches de convocatorias especiales (como por ejemplo la CONVERSACIÓN ofrecida por el Consejo Estatutario para celebrar con un debate los veinte años de la EOL) se responde masivamente. Es lo que hay, pero ¿intentamos modificar este estado de cosas, cuestionarlo-cuestionándonos o continuamos así? Dejamos a Daniel estas interrogaciones.

Estamos todavía frente a las favorables repercusiones de la SEMANA JACQUES LACAN, ideada con el objetivo de ofrecer un homenaje al doctor Lacan a 30 años de su muerte y de conmemorar los 20 años de la EOL.

La SEMANA JACQUES LACAN dio marco a nuestras vigésimas Jornadas Anuales: La praxis lacaniana, las que volvieron a contar con la invalorable presencia de nuestro querido Éric Laurent.

La alegría del proyecto Ancón tuvo su envés: una economía extremamente debilitada sin el habitual respaldo de las gestiones anteriores, ya que el dinero ingresado ha debido emplearse en su mayoría para tal fin. Es decir, que por primera vez luego de la fundación de la EOL, no tuvimos red financiera ni económica para sustentar nuestros emprendimientos. Cada una de las Secretarías de mi Directorio se vio afectada de un modo decisivo por este hecho y debo agradecerles a sus Secretarios –especialmente a Celeste Viñal y a Débora Nitzcaner– por saber responder con extrema inventiva a este desafío.

En primer lugar, Tesorería: Celeste con su equipo de colaboradores tuvo que responder al reto y lo hizo con firmeza y un esfuerzo que quiero resaltar. Desde el cumplimiento cotidiano de las obligaciones contraídas por la institución, hasta el logro del cobro de las cotizaciones (lo que nunca ha sido tarea fácil, tal como se destaca en el informe de Tesorería) –todo un abanico de exigencias apremiantes frente a las que hay que responder diariamente, sin vacilación–. Pero también hubo ingenio: quedará para las generaciones venideras (eso auguro) la FERIA URBANA DE LA EOL, nuestra exitosa feria del libro que pergeñó Celeste y que se realizó en conjunto con la férrea disposición al trabajo de cada uno de los integrantes del equipo de tesorería acompañados por Secretaría y su equipo, amalgamados todos ellos por la eficiencia de los Secretarios de la EOL –como siempre presentes cuando se los convoca–. Por eso quiero agradecer a cada uno de los colaboradores de Celeste en Tesorería: a Patricio Álvarez, Silvia Chichilnitzky, Alicia Dellepiane, Mónica Gurevicz, Beatriz Nagorny, Paula Szabo y Analía Trachter.

También en primer lugar quiero agradecer a la Secretaria del Directorio, Débora Nitzcaner, ella ha sido en estos dos años para la Escuela (y para su director) pilar de la gestión, especialmente por su presencia en la organización de la EOL pero sobre todo en cada uno de los imprevistos –que no han sido pocos–. Mi agradecimiento a ella y a cada uno de sus colaboradores: Alejandra Breglia, Andrea Brunstein, Stella Maris Aguilera, Mónica Lax, Ruth Gorenberg, Cecilia Rubinetti, Esteban Pickiewitz y Andrea Zelaya.

Destaquemos que no sólo en lo administrativo ha demostrado su eficacia: con Débora hemos organizado la SEMANA JACQUES LACAN y, especialmente, el COLOQUIO de la ORIENTACIÓN LACANIANA, un reconocimiento a la fundación de la EOL hace 20 años, fundación que se halla entrelazada con el curso de Jacques Alain Miller y que le ha dado nombre a la EOL.

Ha sido gracias a Éric Laurent y a su inclaudicable disposición hacia la EOL que hemos logrado realizar este COLOQUIO obteniendo considerables ganancias que aliviaron nuestros alicaídos fondos.

Gracias al entusiasmo de Pablo Russo y al de sus colaboradores: Alejandra Antuña, Jorge Faraoni, Nicolás Bousoño, Roxana Cozza, Alejandra Loray, Graciela Lucci y Elsa Maluenda, los Carteles de la EOL se han relanzado con vitalidad creciente: testimonio de ello han sido las dos pujantes Jornadas realizadas en estos dos años: Córdoba-2010, acompañada con mucha fuerza y camaradería por los queridos colegas de nuestra Sección, quienes orientados por su Directora Claudia Litjenstans han sabido ofrecer su organización y hospitalidad para alojar los trabajos presentados (y a quienes viajamos hacia la Docta) y las del 2011, realizadas en Buenos Aires en un marco extraordinario, por primera vez repartido entre dos sedes (EOL-PAUSA).

Los carteles de la EOL, base de operaciones de la formación lacaniana, continúan con su trayecto y no se detendrán: el Busca Cartel y los Cuadernos de Navegación están ahí para ofrecer el conectivo necesario para asegurar su funcionamiento.

Redoblo mi agradecimiento a Inés Sotelo y a sus colaboradores: Diana Antebi, Lucía Blanco, Julio Herrera, Nilda Hermann, Lucas Leserre, Patricia Moraga y Edith Tendlarz, por su decidido trabajo profesionalizando la Biblioteca de la EOL (hasta donde nos ha sido posible, por la ya mencionada falta de recursos económicos).

La publicación digital Entre Libros, producida por el empuje de Inés y su equipo, ya forma parte de nuestro patrimonio cultural, al igual que el video en conmemoración de los 20 años de la Biblioteca de la EOL. A ella mi más sentido reconocimiento.

Reconocimiento que se extiende a los integrantes de la COMISIÓN DE LA GARANTÍA: Adriana Luka, Silvia Baudini, Aníbal Leserre, Cristina de Bocca, Alicia Yacoy y Silvia Ons con quienes trabajamos a la par en la difícil tarea de acordar criterios para designar AME.

A la Dirección Ejecutiva de LA RED DE LA EOL: Pedro Pablo Casalins, Liliana Rossi, Marita Salgado y María Leonor Solimano por su trabajo entusiasta.

Un abrazo para Angélica Marchesini por su trabajo en la COL (Colección de la Orientación Lacaniana) y a Fernando Vitale por su desempeño en VIRTUALIA.

Va mi agradecimiento también a los Directores y responsables de las Secciones de la EOL: Claudia Litjenstans (Córdoba); Rubén López (Rosario) y Elvira Dianno y Norah Pérez (Santa Fe) por su acompañamiento a mi gestión.

Pero nada de lo realizado hubiera podido concretarse sin el constante apoyo del Consejo Estatutario de la EOL, sobre todo de sus presidentes 2011 y 2012: Diana Wolodarsky y Mauricio Tarrab, a ellos mi retribución amistosa; al igual que a Leonardo Gorostiza, Presidente de la AMP y fuente de intensas consultas e intercambios durante este período.

No puedo menos que agradecer a Carlos Rossi –alias Charly– por su ímpetu y celeridad en la producción de EOL-POSTAL y de la página web de la EOL.

Por supuesto que es imposible para mí dejar de mencionar la fibra y el tesón de Norberto Mazza, Darío Dombek, Ana Carabelli y Ezequiel Moggia -los secretarios de la EOL- quienes hicieron posible nuestra gestión, acompañándonos siempre.

Un párrafo aparte merecen las JORNADAS ANUALES, el acontecimiento anual que institucionalmente cierra el año psicoanalítico para nosotros. En el 2010: El amor y los tiempos del goce qué responden los psicoanalistas– y en el 2011: La praxis Lacaniana nos dieron la oportunidad de reunir a nuestra comunidad en torno del acuciante problema de la actualidad de la práctica y formación de los analistas en la orientación de Jacques Lacan.

Agradezco a sus Comisiones de Organización (2010: Gloria Aksman, Alejandra Glaze, Gabriela Salomón. 2011: Diana Campolongo, Darío Galante, Raquel Vargas) y a sus Comisiones Científicas (2010: Ricardo Nepomiachi, Marisa Chamizo, Juan Carlos Indart, Ana Simonetti. 2011: Jorge Agüero, Jorge Chamorro, Silvia Salman, Adriana Testa, Monica Torres) por haberme permitido compartir con ellos el empeño que han aplicado a su realización.

Quisiera, para finalizar, destacar dos saldos.

El primero, colectivo: “Las marcas de Lacan” imprimió un sello memorable a las últimas Jornadas; una mesa de AE y otra de AME dejaron testimonio de lo que ha sido para cada uno de los disertantes su encuentro con una frase de Jacques Lacan, haciéndonos saber hasta qué punto influyó ella en su formación como analista. Conjuntamente con las mesas sobre el pase, fue ocasión de comprobar lo que es la enseñanza en vivo de Jacques Lacan en el siglo XXI. Hacia allá vamos. Y hacia allí nos conducirá ahora Daniel Millas como nuestro Director de la EOL, conjuntamente con Adriana Testa, su actual presidenta.

El segundo saldo, ahora personal: Al asumir la Dirección, me referí al problema del lazo asociativo en nuestra comunidad, pronunciándome por una amistad diferente –premisa anti-segregativa que resguardara lo heteros. A partir de incidencias prácticas, en muchos casos de difícil resolución que debimos atravesar en el Directorio, surgió para mí un saldo teórico: el escollo para acceder a una amistad diferente (premisa anti-segregativa) lo constituye el “pegoteo imaginario” (concepto acuñado por Jacques Lacan en su última enseñanza), causa real de los efectos de grupo.

Pero en fin, es sólo el principio de una elaboración de lo que me ocuparé cuando vuelva a mis asuntos, es decir: ya mismo.

Por ahora verán que insisto: amigas, amigos muchas gracias por acompañarnos en estos dos años. Quedamos en muy buena compañía.