APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
La Escuela
Asamblea y Congresos Ordinarios

XXI Asamblea General Ordinaria de la EOL
 

Palabras de Daniel Millas con motivo de su asunción como Director de la EOL el 16 de marzo de 2012

Queridos colegas:

Es para mi un honor asumir la función de Director de la EOL. La responsabilidad que este acto implica, se corresponde con el trabajo decidido que junto a mis compañeros del Directorio ya hemos emprendido. Como saben ellos son: en Secretaria, Gabriela Camaly; en Carteles, Irene Kuperwajs; en Biblioteca, Mónica Wons y en Tesorería, Manuel Zlotnik.

En primer lugar quiero agradecer al Consejo Estatutario por la confianza depositada al haberme designado para cumplir con esta tarea. También a Ernesto Sinatra, que junto a los integrantes del Directorio saliente, Inés Sotelo, Pablo Russo, Celeste Viñal y Débora Nitzcaner, me han permitido sumarme como uno mas a sus reuniones y compartir con ellos el trabajo de este último año.

Enterarme de mi designación fue una sorpresa. Sucedió el día que finalizaba la última labor encomendada como miembro del Directorio en diciembre del 2009. Las vacaciones estaban cerca, y creía que al menos por un tiempo no tendría otras responsabilidades en la gestión. De manera que con la satisfacción del “deber cumplido”, comenzaba a planear lo que haría con el tiempo que tendría disponible. Justo en ese momento me llegó la noticia con la consecuente caída de mis confortables cálculos. Se inscribió de este modo como un “acontecimiento imprevisto”, si se entiende por tal a aquél que trascendiendo el contexto en el que se produce, termina por volverse inasimilable al mismo.

Le debo mucho a la Escuela. Hace veinte años que me brinda la oportunidad de formarme como analista; veinte años en los que me ayuda a recordar que esa formación continúa, que se relanza por vías diversas y muchas veces inesperadas.

Veinte años. Nos encontramos ante la interpelación que este lapso de tiempo formula a cada uno de los miembros de la Escuela.

¿Cuáles son los temas que hoy nos ocupan? ¿Qué cambios se han producido en nuestra Escuela y qué consecuencias se desprenden de ellos? ¿Cuáles son los que aun deberemos llevar adelante?

Hoy mismo, en esta Asamblea extraordinaria, el Director de la EOL se constituye también como miembro del Consejo Estatutario, de acuerdo a los cambios aprobados en la Asamblea del 9 de diciembre del 2011. Me dispongo con un gran interés a esta nueva propuesta que sin duda va a potenciar y agilizar las relaciones entre las dos instancias.

La vida institucional debe avenirse a las nuevas coyunturas que se nos presentan. Es una condición ineludible para que lo institucional quede al servicio de la Escuela en su misión fundamental: La transmisión del psicoanálisis de la Orientación Lacaniana.

Jacques Lacan inventó un real propio al psicoanálisis. A partir de allí nos propuso el concepto de Escuela entendida como una comunidad de analistas diferenciada de una asociación de profesionales. Se diferencia porque admite la insistencia de un real que desborda el saber establecido y que nos confronta cada vez con el agujero estructural que lo determina. Por esta razón, tal como lo señala Jacques-Alain Miller, hacer avanzar el psicoanálisis no es simplemente practicarlo, sino que consiste en ayudar a reinventarlo. [1] No somos sabios esclarecidos, por eso se trata de llevar adelante un trabajo enmarcado en una experiencia de elaboración colectiva.

¿Cómo impulsarlo? ¿Cómo identificar y tratar los obstáculos que lo entorpecen?

La relación Institución-Escuela es motivo de nuestra reflexión desde hace tiempo y muy especialmente, ha sido retomada en la Conversación de agosto del 2011. Allí la cuestión fue formulada de un modo simple y claro: Hay que evitar que lo institucional aplaste la vida de la Escuela. Cómo hacerlo no es tan simple y tampoco es tan claro; justamente por eso es importante no soslayar el problema.

En su “Teoría de Turín sobre el sujeto de la Escuela”, Miller se refiere a los “Actos de Escuela” señalando que éstos prosiguen mas allá de la fundación legal y efectiva de la institución. El más importante, nos señala, es aquél que viene a escandir el tiempo lógico de la comunidad a devenir.

Es nuestra responsabilidad generar condiciones para que las actividades y las Conversaciones, como la del año pasado por ejemplo, devengan acontecimientos que nos sirvan para orientarnos respecto al momento en el que estamos como comunidad analítica. No es solo una cuestión de programación y agenda, lo que está en juego es un asunto de implicación y de disposición a un trabajo de Escuela. Se trata no solo de lo que podemos pensar y decir, sino de poner el acento en cómo cada uno quiere vivir la experiencia que supone pertenecer a la Escuela.

Al Directorio le concierne particularmente este tema. Por una parte participa de mecanismos y dispositivos ligados al funcionamiento institucional. Por otra, le corresponde organizar, proponer y estimular las actividades que hacen a la enseñanza y a la transmisión del psicoanálisis.

Contamos con dispositivos que responden a un orden burocrático y son imprescindibles para la marcha institucional y la gestión administrativa. Pero, cuando se trata de las actividades que hacen a la vida de la Escuela, es preciso encontrar otro tipo de alternativas.

Las actividades que en otro tiempo fueron convocantes hoy ya no despiertan el mismo interés, mas allá de la rigurosidad y de la seriedad con las que puedan ser preparadas. Existe una inercia que inevitablemente terminó por afectarlas. Por esta razón, con el asesoramiento del Consejo Estatutario y especialmente de su Presidenta Adriana Testa, nos proponemos organizar de otro modo las noches de la Escuela.

En primer lugar, sin recurrir a formatos rígidos en los que queden preestablecidas todas las noches del año.

Los Cursos de la Orientación Lacaniana y los espacios de discusión clínica deben tener un lugar central en las noches de la Escuela. Pero cada vez, vamos a organizarlos en función de un tema específico o de un problema clínico determinado. Luego, en función de lo que allí se produzca, pensaremos conjuntamente cómo conviene organizar la propuesta siguiente.

No pretendemos convocar multitudes, pero sí reencontrar el gusto por el debate y la participación en un contexto donde el trabajo que hagamos tenga alguna consecuencia.

En segundo lugar, nos interesa obtener una mejor articulación entre las noches y las jornadas; tanto las Jornadas Nacionales de Carteles como las Jornadas Anuales de la EOL. Sin quedar atrapados en la fijeza de un tema definido, obtener una cierta convergencia que potencie las noches y ayude a no caer en una dispersión poco productiva. En ocasiones terminamos por ocuparnos de una gran variedad de cuestiones sin disponer de tiempo para profundizar en ninguna.

Con esta modalidad organizaremos también las noches de la Secretaría de Carteles. Hemos logrado, desde hace ya varios años, revitalizar los carteles. Lo hemos conseguido apelando especialmente a los practicantes del ICdeBA, de los hospitales, del IOM, de los Seminarios Diurnos, etcétera. Los carteles ampliados y fulgurantes fueron lanzados en el año 2008, pensando justamente en ellos. Es un logro importante y vamos a continuar dando lugar a estos jóvenes que sin ser miembros, desean establecer un lazo de trabajo con la Escuela.

Pero ¿qué lugar tiene el cartel para los miembros? Todos acordamos con su importancia en la formación. Acordamos también en que la Escuela Una es esencialmente la Escuela del pase y la del cartel. Sin embargo, los miembros de la EOL participamos poco en la vida de los carteles. ¿Podemos hacer un mejor uso del cartel y de sus Jornadas Nacionales? ¿Podemos superar esta dicotomía entre lo que afirmamos y lo que efectivamente hacemos?

En principio, intentaremos poner en una mejor sintonía las Jornadas Nacionales de Carteles y las Jornadas Anuales de la EOL.

En las Jornadas Nacionales de Carteles se acepta la presentación de estados de trabajo, que como a veces sucede, luego dan lugar a un producto final que se presenta en las Jornadas Anuales de la EOL. Es un recurso que conviene alentar. Los trabajos de las Jornadas Anuales requieren de un esfuerzo de reducción, que solo puede hacerse cuando es el resultado de una investigación seria sostenida en el tiempo.

Siguiendo esta orientación, la Secretaría de Carteles tiene previsto convocar a todos aquellos miembros que lo deseen, para pensar juntos en los temas que consideren interesantes para debatir en sus noches.

Tenemos también el proyecto de crear una publicación virtual de carteles que jerarquice las producciones de los cartelizantes y que nos permita establecer intercambios con las Secretarias de Carteles de otras Escuelas de la AMP.

Este año las Jornadas Nacionales de Carteles se realizarán en la ciudad de Córdoba el sábado 15 de septiembre y su organización ya ha comenzado.

Por otra parte, le brindaremos el espacio que conviene a aquellos proyectos que surjan y cobren impulso a partir del debate vivo suscitado en los carteles, en las jornadas o en las actividades de la Escuela. De esta forma, bajo la conocida modalidad de Noches Abiertas, vamos a recibir y estudiar muy atentamente las propuestas que los miembros de la EOL nos presenten.

La Secretaría de Biblioteca organizará también algunas noches a lo largo del año. Como es habitual, aquellas que corresponden a la presentación de los Seminarios de Jacques Lacan y a los Cursos de Jacques-Alain Miller. Además, se propone organizar algunos encuentros con invitados de otras disciplinas, que contribuyan a un intercambio fecundo y a la inserción de la EOL en el campo de la cultura. Continuará a su vez, con el desarrollo de un proyecto que nos permita construir una biblioteca moderna, organizada y conducida profesionalmente, mas acorde con la importancia que tiene la EOL en la comunidad analítica.

Las Jornadas Anuales serán el punto de convergencia del trabajo realizado a lo largo del año. Se llevarán a cabo el 1 y 2 de diciembre en el Hotel Panamericano y contaremos otra vez con la estimada presencia de Eric Laurent. En pocos días más, el Consejo Estatutario dará a conocer el título de las mismas.

Tenemos por delante dos años intensos, jalonados por acontecimientos internacionales que van a escandir y relanzar el trabajo conjunto de las Escuelas de la AMP. Del 23 al 27 de abril de este año, el VIII Congreso de la AMP; el 22 y 23 de noviembre del 2013 el VI ENAPOL.

También tenemos por delante un acontecimiento que marcará el inicio de una nueva etapa en la vida de la EOL: La mudanza a nuestra propia sede. Las remodelaciones han comenzado en enero y marchan de acuerdo a lo previsto. Como saben, para solventarlas, debemos continuar con una política de austeridad en la administración de nuestros recursos económicos. Es este sentido, es de vital importancia el pago puntual de las adhesiones por parte de los miembros para poder afrontar los gastos que hacen al funcionamiento de la Escuela. El esfuerzo vale la pena, es por un sueño que estamos cerca de concretar.

Queridos colegas, tenemos mucho por hacer y solo lo lograremos con la participación activa y renovada de ustedes. Esperamos saber propiciarla.

Muchas gracias.

 

Notas

  1. Miller, Jacques-Alain, El Banquete de los analistas, Paidós, Buenos Aires, p.230.