APP EOL para móvilesAPP EOL para iOSAPP EOL para Android
La Escuela
Asamblea y Congresos Ordinarios

19 de marzo de 2010
Palabras de Oscar Zack con motivo de su cierre como Director de la EOL 2008-2010

Estimados colegas y amigos,

Hace dos años, en marzo del 2008 tuve la alegría y el honor de asumir la función de Director de la EOL.

Han pasado, quizás vertiginosamente, los dos años de trabajo que contempla esta responsabilidad. Es decir hemos arribado, luego del instante de ver y del tiempo de comprender, al momento de concluir. Uso deliberadamente, quizás como metáfora, el aserto de certidumbre anticipada para transmitirles una experiencia: cuando se le toma el tiempo a la gestión, es decir cuando sabemos el disco que portamos, se nos abre la puerta de salida. Es un momento de cierto alivio y también de cierto pesar.

Ahora bien, quiero comenzar con los merecidos agradecimientos para aquellos que comenzaron siendo compañeros de ruta y concluimos habiendo articulado un lazo que ya roza la amistad. En principio a mis compañeros – amigos del Directorio, a Déborah Fleischer que tuvo la ardua tarea, como Tesorera, de controlar que las finanzas de la EOL circulen por los canales previstos, que los múltiples gastos que se realizan, siempre se adecuen a las posibilidades de los ingresos. Hay que subrayar la tenacidad que le puso a la trabajosa tarea de recordarles a aquellos miembros de la EOL que suelen, por razones diversas, retrasarse en la responsabilidad que les compete en estar al día con sus cotizaciones. A Blanca Sánchez, Secretaria del Directorio, quien a pesar de tener la dificultosa y ardua tarea de armar La Carta de la Escuela, de tener que organizar permanentemente la disponibilidad de las aulas para las diversas actividades de la Escuela y del ICBA y otras múltiples cuestiones inherentes a su gestión, siempre tuvo el tiempo y la predisposición para colaborar en cualquier tópico que concerniera al Directorio.

Te agradezco tu generosidad y tu eficiencia.

A Fernando Vitale, Secretario de Biblioteca, siempre hizo lo que tenía que hacer y también algo más. Para mí fue una alegría que en este tiempo de gestión haya sido nominado AME. Pienso que es un justo reconocimiento.

A Daniel Millas, Secretario de Carteles, no solo supo conducir la reconfiguración del dispositivo del cartel, al hacer armonizar y convivir al cartel en su forma clásica con sus nuevas formas: los llamados carteles fulgurantes y/ o ampliados, sino que supo funcionar como una suerte de más uno en la organización de las dos últimas Jornadas de Carteles.

El también tuvo su merecido reconocimiento, es el nuevo Director adjunto de la EOL.

Quiero también hacer llegar mi agradecimiento a cada uno de los colegas que participaron en cada una de las secretarías del Directorio. Sin su trabajo nuestra tarea hubiera sido casi imposible de llevar adelante.

También a Gabriela Camaly y a Viviana Fruchtnicht, que coordinaron la Comisión Organizadora de las Jornadas de 2008 y de las inéditas Jornadas del 2009, respectivamente. Ellas, junto a los colegas de aquí y de las Secciones que las acompañaron en la gestión, realizaron una tarea inmensa que permitió el éxito de ambos eventos.

Es también un acto de justicia agradecer a Carlos Vilaseca, responsable de Eol-Postal que supo ir adquiriendo el manejo de las listas y también supo tener la paciencia necesaria para responder a las diversas demandas que le llegaban desde múltiples lugares.

A Clarisa Kicillof responsable de la pagina Web y del equipo de prensa y difusión del Directorio. Fue quien con sus colaboradores, en particular con Viviana Mozzi, supieron interpretar nuestro criterio para rediseñar la página Web de la EOL, página que recibió palabras muy elogiosas de Jacques Alain Miller y de Eric Laurent, como así también de varios colegas. Así también considero que su gestión en Prensa y difusión, fue altamente importante para la EOL. Desde la idea y organización de la conversación entre José Nun y Eric Laurent hasta las diversas entrevistas que se realizaron a Judith Miller y a Eric Laurent en diversos medios de comunicación. Cabe destacar en este sesgo el excelente trabajo de articulación con los medios que realizó Guillermo López. Esta tarea contó también con el acompañamiento de Edit Tendlarz y Silvia Bermúdez.

A las responsables de las publicaciones que dependen del Director, Silvia Ons en la COL, Alejandra Glaze en Virtualia y a Débora Nitzcaner en El Caldero. Vaya para ellas y sus respectivos colaboradores mi gratitud por el trabajo realizado.

Con todos ellos, casi más de 60 colegas articulados de distinta manera al Directorio, supimos transitar con responsabilidad y con alegría estos años de gestión.

Quiero también, en este momento, expresarles mis saludos a los colegas de las instancias de las Secciones de la EOL (Córdoba, Rosario y Santa Fe) con las que tanto yo como otros miembros del Directorio tratamos de colaborar para llevar adelante las Jornadas de cada una de ellas.

En otro orden de cosas quería recordar que cuando asumí la función que hoy dejo hice referencia a que habíamos procedido a la normalización del Consejo Plenario de la Red de la EOL (conformado por Graciela Brodsky, Graciela Musachi, Dudy Bleger, Mauricio Tarrab y yo mismo). Este dispositivo realizó un fecundo trabajo en conjunto con la Secretaria Ejecutiva (conformada por Maria Leonor Solimano, Adriana Rubistein, Liliana Rossi y Graciela Ruiz) para proceder a una reformulación de la estructura de funcionamiento y pertenencia a la misma.

Seguramente en un tiempo próximo se podrán evaluar los resultados de dicha labor.

Entre las responsabilidades del Director está también el de participar en la Comisión de la Garantía, para animarla -al decir de nuestros Estatutos-. En esta comisión compartí la tarea junto a Ennia Favret, Ernesto Derezensky, Silvia Baudini, Adriana Luka, Cristina Martínez de Bocca y por un tiempo con Ana Ruth Najles. Pudimos, a mi entender, conllevar una entusiasmante tarea apoyados en el tríptico clínico, político y epistémico. Nuestra propuestas de nominación para nuevos AME fueron bien recepcionadas por el Consejo Estatutario y convalidadas por la comisión de Garantía de la AMP- América.

Voy a evocar brevemente unas palabras que pronuncié en marzo del 2008, Allí sostenía que: "aspiraba a mantener un constante y fluido diálogo con el Consejo Estatutario en su conjunto. Mantener –tal como dije cuando me tocó ser Presidente en el año 2003- una tensión fecunda entre las dos instancias de conducción de la Escuela. Tensión fecunda que implica que cada instancia desarrolle lo fundamental de su función y al mismo tiempo estén permanentemente abiertos los vasos comunicantes entre ambas, de tal forma que la política de la EOL sea solo una. Se trata de transitar por un camino unificado sin por eso renunciar a las diferencias.

Es como lo enseña el psicoanálisis "hacer de las diferencias y del malentendido estructural un lazo social". Debo decir que traté de ser fiel a esta perspectiva, que la haya logrado o no, no está solo en mí valorarla. El Otro y los otros que lo encarnan serán los que, al hacer uso del poder discrecional del oyente, puedan evaluarlo.

A partir de mi lazo con el Consejo evoco con afecto a Mónica Torres y a Dudy Bleger presidentes/as durante los dos años de mi gestión.

Para ir finalizando con los agradecimientos quiero resaltar a Eric Laurent quien siempre tuvo la disponibilidad y la generosidad de prestarse como interlocutor para poder encauzar de la buena manera las inquietudes que fueron surgiendo en estos dos años. Junto a él, y a Leonardo Gorostiza supimos encontrar una buena articulación de las Jornadas de la EOL en el contexto de la Buenos Aires Lacaniana.

También debo agradecerles a los amigos que siempre estuvieron dispuestos a conversar acerca de los distintos tópicos que hacen a las múltiples responsabilidades que recaen sobre el Director.

En otro orden de cosas la buena contingencia hizo que durante esta gestión se materializara un viejo anhelo nuestro: la compra de nuestra sede. Fue una tarea que compartimos con Flory Kruger, Graciela Brodsky, Leonardo Gorostiza y Ricardo Seldes. Pero, nobleza obliga, hay que agradecerles a Silvia Gutraich y a Ana Maria Zambianchi la tenacidad puesta en la búsqueda de la casa.

Otra feliz contingencia nos permitió contar, en la última actividad programada por nosotros, con la presencia de un intelectual de la talla de Francois Jullien. Fue Glenda Satne la que gestionó conmigo esta conferencia.

Para concluir con los agradecimientos quiero evocar a los secretarios de la EOL: Norberto, Darío, Ana y Ezequiel, sin olvidar por supuesto a Rosita y Karina. Ellos con su trabajo y predisposición facilitan sin dudas nuestra tarea.

Para ir concluyendo, quiero evocar unas palabras del texto, a veces poco explorado entre nosotros, de JAM acerca de la Teoría de Turín. Allí nos recuerda que la Escuela no es una colectividad sin Ideal, sino una colectividad que sabe lo que es el Ideal, y lo que es la soledad subjetiva. La Escuela es una suma de soledades subjetivas, y es el sentido de nuestra formula, "uno por uno". "En la Escuela, no hay al menos en principio, una excepción, una excepción solitaria y antinómica con el conjunto como lo quiere la norma edípica. No hay una excepción, sino un conjunto, o más bien una serie de excepciones, de soledades incomparables unas con las otras, todas son soledades estructuradas como soledades, quiero decir como sujetos barrados, fijados a significantes amos, y habitados por la extimidad de un plus de gozar de cada uno. En el marco de la Escuela, estas soledades son tratadas, cada una como excepciones, y no son sindicalizables".

Es en esta perspectiva que deseo señalar, que sería bueno tener presente, que no debemos olvidar, que cada colega que se compromete con la gestión no es un especialista en la tarea asignada, no es un técnico asalariado que posee un saber en la tarea que trata de efectuar. Cada miembro que se acerca a la gestión es un colega, un practicante del psicoanálisis, una excepción, que ha dispuesto que algunas, o muchas horas de sus días sean ofrecidas para que la Escuela funcione. Esta disponibilidad debe merecer todo nuestro respeto.

Debemos tener presente que el trabajo en la gestión siempre tiene y tendrá errores, hacer es también fallar, equivocarse. Es de esperar que aquellos que detectan alguna supuesta anomalía no se constituyan en acalorados denunciantes de la misma sino que traten, en lo posible, de aportar alguna solución al problema detectado. Una actitud así contribuirá sin lugar a dudas a mejorar la empresa colectiva que implica este quehacer.

Si bien lo real de la Escuela sabemos que se articula al Pase, hay en la gestión algo de un real que se esconde detrás de la realidad que suele funcionar como semblante.

Estimados colegas, solo me queda, entonces, desearles a Diana Wolodarsky, nueva Presidente y a Ernesto Sinatra, nuevo Director, lo mejor para la gestión que hoy comienzan.

Estimados colegas gracias por la confianza dispensada.

Oscar Zack
19-03-2010